• Tenerife
  • Gran Canaria
  • Lanzarote
  • Fuerteventura
  • La Palma
  • La Gomera
  • El Hierro
Islas Canarias

Paseando entre salinas

14 septiembre 2016
Gabrielle_Konali
Portada. Javier Pérez Fotografía

La playa es uno de muchos ejemplos en los que tu reportaje de postboda puede quedar de cine, como pudiste ver en Playas espectaculares para tu sesión Trash the Dress. Sin embargo, en la geografía de las Islas Canarias existen otros rincones de gran belleza en los que el sol y el mar están presentes. Es el caso de las salinas, minas de sal marina a cielo abierto en las que las texturas del paisaje y sus colores darán mucho juego al fotógrafo.

Desde lejos nos ofrecen unas vistas únicas y particulares, en las que contrastan el blanco de las montañas de sal y el negro del suelo volcánico. En los charcos, dependiendo del momento en el que se encuentre el proceso de extracción de la sal, también se pueden apreciar tonalidades rojizas. Éstas se deben a la acción de diferentes organismos, como crustáceos, algas o bacterias, que hacen de las salinas uno de los ecosistemas más singulares del planeta.

Más de un centenar de especies de flora y fauna adaptadas a la elevada salinidad habitan en este entorno, en el que las aves migratorias suelen hacer un alto en el camino. Son, sin duda, un tesoro digno de preservar, por lo que todas las salinas de las Islas Canarias están declaradas como Bien de Interés Cultural (BIC) y/o como Sitios de Interés Científico.

Desde el comienzo de esta actividad en el siglo XVI – tal y como se conocía en la Península Ibérica – el número de salinas ha variado hasta alcanzar su máximo históricos, con 60 instalaciones en activo,  a mediados del siglo pasado. No obstante, hoy en día sólo perviven unas pocas, ubicadas en las costas de La Palma (Salinas de Fuencaliente), Gran Canaria (Salinas de Arinaga, Bocacangrejo, Bufadero, La Florida y Tenefé o Pozo Izquierdo), Fuerteventura (Salinas del Carmen) y Lanzarote (Salinas de Janubio).

En estos evocadores lugares se entremezclan pasado y presente. En ellos el paso del tiempo no se ha detenido, pero aún nos permiten asomarnos a una época no muy distante. Son un legado vivo y un claro ejemplo de producción sostenible, gracias a la convivencia de las técnicas tradicionales y los avances en materia de energías renovables. 

CAPTCHA
I'm not a robot
5 + 8 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
0comentarios
Comentar